¿Qué es un fungicida?

Qué es un fungicida
Un fungicida es un producto, natural o químico, que se utiliza para eliminar hongos parásitos que atacan a las plantas y para luchar contra las enfermedades criptogámicas que provocan.

El término “pesticida” es la contracción del inglés “pest” que representa un animal, planta o insecto dañino, y el sufijo -cide proviene del latín “caedere” y significa matar. Un plaguicida es un agente químico o biológico que lucha contra organismos considerados nocivos para el cultivo. Según el tipo de individuos a los que se dirige, se hace una distinción entre insecticidas (insectos), herbicidas (malas hierbas) y fungicidas (hongos).

Los fungicidas son una familia de productos fitosanitarios destinados a inhibir el desarrollo de hongos parásitos (mildiú velloso, oídio, etc.) con el fin de proteger los cultivos. En España, entre 2013 y 2014, la compra de fungicidas por parte de los agricultores representó más del 36% de la facturación por la venta de productos fitosanitarios (783 M€ / 2170 M€). En 2017, el índice ACTA hace referencia a casi 100 sustancias activas autorizadas en España y que tienen un efecto fúngico. Entre estas sustancias activas, existe una gran diversidad de modo de acción.

 

El fungicida mata los hongos que causan enfermedades.

Existen muchas enfermedades criptogámicas: oídio, mildiu, enrollamiento del melocotonero, sarna, botrytis, marchitez, etc. Estas enfermedades se desarrollan en función de determinados factores, apreciando los hongos la humedad ligada al calor y al confinamiento.

Una hoja de calabaza atacada por una enfermedad criptogámica

En productos fitosanitarios, generalmente distinguimos:

  • Fungicidas de contacto: se pueden utilizar sobre todo tipo de hongos por su mecanismo de acción, pueden ser a base de cobre, azufre o derivados del azufre (thiram, mancozeb, etc.). Muy tóxicos para los humanos y, a menudo, fitotóxicos, deben usarse con cuidado y moderación. El caldo bordelés es uno de los fungicidas más conocidos, elaborado a base de cobre. Estos fungicidas de contacto se utilizan generalmente en modo preventivo.
  • Fungicidas sistémicos: su mecanismo de acción los hace más especializados y se utilizan en menor cantidad que los fungicidas de contacto. Se conocen, por ejemplo, carbendazim o procloraz.

También existen fungicidas naturales: algunas plantas tienen propiedades antifúngicas, por lo que se pueden hacer decocciones de ajo, cola de caballo o estiércol de ajenjo u ortiga. También usamos bicarbonato de sodio o leche. El azufre es también uno de los antifúngicos naturales.

La cola de caballo tiene propiedades fungicidas

Los fungicidas también se utilizan para proteger la madera de construcción contra los hongos que se alimentan de madera.

El tratamiento fungicida se realiza con sustancias básicas

Estas sustancias básicas son sustancias activas naturales presentes en el medio ambiente. Pueden ser de origen alimentario, vegetal, animal o mineral.

 

sustancia básica Enfermedades tratadas
hidróxido de calcio Enfermedades causadas por hongos como el cancro
bicarbonato de sodio Mildiú velloso, mildiu polvoriento, sarna de la manzana
Quitosano Oídio, cancro bacteriano
lecitina Oidio, mildiú velloso, manchas negras, rizo de la hoja de melocotonero…

Lecitina

La lecitina es un lípido que se encuentra en las yemas de huevo o en ciertas plantas como la soja o el girasol.

Es un emulsionante vegetal natural. Se puede usar para ayudar a mezclar sus tratamientos de aceites esenciales.

La lecitina también tiene propiedades antifúngicas. Es eficaz contra muchas enfermedades (mildiu, oídio, puntos negros) que pueden atacar y destruir rápidamente las hojas de sus rosas y otras plantas ornamentales.

Quitosano

El quitosano es un polisacárido derivado de la quitina , un componente natural que se extrae del exoesqueleto de los crustáceos o incluso de las paredes de las setas. Su aplicación sobre las plantas actúa como una señal que desencadena y promueve los mecanismos de defensa naturales. Las plantas tratadas son más resistentes a los ataques de muchas enfermedades, como el oídio, el mildiu, la roya y el cancro bacteriano.

El quitosano está especialmente indicado para plantas ornamentales de todo tipo, con o sin flores (rosales, laureles, lilas, arbustos, etc.) pero también para cultivos de hortalizas, pequeños frutos, hierbas aromáticas.

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato tiene muchas virtudes:

  • Limpia el follaje de tus plantas (elimina eficazmente el polvo, la grasa y los efectos de la contaminación)
  • Tan pronto como aparecen los primeros síntomas de enfermedades fúngicas, este tratamiento bloquea su desarrollo.
  • Alarga la vida de tus frutas y verduras después de la cosecha.

Hidróxido de calcio

El hidróxido de calcio es un constituyente disuelto del agua de cal o en suspensión de lechada de cal.

Esta sustancia creará una barrera física que protegerá eficazmente a los árboles contra los parásitos que vienen a comer debajo de la corteza en invierno. También protege contra hongos, musgos y líquenes. El producto sella grietas y heridas evitando la penetración de hongos, bacterias o microbios. El hidróxido de calcio destruirá eficazmente los hongos que desarrollan enfermedades graves como el cancro en la primavera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Leer más...